24 junio 2007

En la ciudad de Palma de Mallorca existe una calle con el nombre de “Aldea de Cariño”. Y es un homenaje a la villa marinera de Galicia que lleva ese nombre tan hermoso: Cariño.

A principios del siglo XX, la Compañía Isleña Marítima de Palma de Mallorca cuenta con varios barcos que realizan servicios marítimos regulares. Uno de esos barcos es el llamado Miramar, un vapor construído en 1903 para esta compañía naviera, en los astilleros genoveses.

Una de las consecuencias de la I Guerra Mundial, fue la reducción de las comunicaciones marítimas regulares, que afectó a la Isleña Marítima, y que entonces transformó cinco de sus vapores en buques de carga, y que fueron destinados al transporte de carbón desde los puertos del Cantábrico.

El Miramar fue uno de esos vapores transformados, pero tuvo la desgracia de hundirse frente a las costas gallegas a su paso por las cercanías de Cariño. La población trató de ayudar a los marineros, y aún así hubo diez muertos.

Los mallorquines quisieron agradecer la ayuda prestada por los cariñeses y de ahí el nombre de esa calle que está muy cerca de la iglesia de San Sebastián.
Yo quiero agradecer a Pep que me pasó la información, y también a Fabián, que al fin y al cabo fué él, el que reunió los datos en un trabajo casi de periodista de investigación.

2 comentarios:

Palabras Amontonadas dijo...

Llama la atención la coincidencia y los encuentros... Y que después de tantos años de esa pequeña odisea del Miramar y ese gran corazón de las gentes de Aldea de Cariño... continue haciendo buenos amigos entre las dos tierras...

Un beso!!

Pep.

nona dijo...

Los cariñeses no somos gente especial, ni tenemos grandes méritos que nos distingan del resto de la humanidad, pero tenemos enraizada en nuestra crianza la ayuda a los demás en caso de necesidad. Espero que eso se siga transmitiendo en el futuro.