20 junio 2007

El Gato de Cheshire

El Gato, cuando vio a Alicia, se limitó a sonreír. Parecía tener buen carácter, pero también tenía unas uñas muy largas Y muchísimos dientes, de modo que sería mejor tratarlo con respeto.
- Minino de Cheshire - empezó Alicia tímidamente, pues no estaba del todo segura de si le gustaría este tratamiento: pero el Gato no hizo más que ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que sí le gustaba.
-Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
- Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar - dijo el Gato.
- No me importa mucho el sitio... - dijo Alicia.
- Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes - dijo el Gato.
- ... siempre que llegue a alguna parte - añadió Alicia como explicación.
- ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte - aseguró el Gato- , si caminas lo suficiente!





Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll

1 comentario:

Palabras Amontonadas dijo...

Holaa Pilar!! Qué casualidad que una vez ese mismo texto lo tuve puesto en mi perfil de L@L... Si miras en mi libro en la página 121 con fecha de 9 de septiembre del 2005 verás como me respondieron...
Concretamente esa cita la saqué del precioso libro "La Consagración de la Primavera" de Alejo Carpentier... Muy recomendable.

Un beso!!