27 junio 2007

Me gusta Michael Moore. Sus documentales revuelven las entrañas de la sociedad. No sé si su pretensión es quitar el antifaz que nos ponen a todos y aprender a pensar un poco por nosotros mismos, o simple publicidad para hacerse conocido. No lo sé y tampoco me importa. A mi me convencen sus argumentos y su discurso. Y si bien, hasta ahora todo lo que he visto suyo son temas eminentemente norteamericanos, estoy convencida de que muchas pautas se reproducen en la sociedad en la que vivo.

El próximo viernes se estrena su último documental: Sicko. Trata del sistema de salud de USA, los tejemanejes de las grandes industrias farmacéuticas americanas, las aseguradoras y la corrupción existente en la "Oficina para la Administración de Drogas y Alimentos", o FDA.

Lo que podremos ver en ese documental puede ser lo que nos aguarde en un futuro en España, con la privatización paulatina de los servicios sanitarios.

Si alguien quiere ir viendo algún trailer del documental, puede encontrar varios en YouTube, el que cuelgo aquí es catalogado como oficial:

3 comentarios:

Palabras Amontonadas dijo...

La polémica acompaña al estreno de ´SiCKO´ de Michael Moore en Estados Unidos

Como es habitual con la figura de Michael Moore, la polémica acompaña al estreno hoy de su último documental, "SiCKO", trabajo documental que pone el sistema sanitario estadounidense bajo el bisturí.
EFE
La compañía Humana, una de las principales proveedoras de cobertura médica en Estados Unidos, ya ha divulgado una nota en la que se defiende de las menciones que Moore hace de ella en su filme.

Entre ellas está el testimonio ante un comité del Congreso de una de sus trabajadoras sobre su contribución en la muerte de un cliente de Humana por negarle el cuidado requerido por los médicos.

"Durante una llamada telefónica en 1987, el doctor preguntó si su plan cubría trasplantes de corazón. Como la empresa del paciente no había pagado por esa cobertura, ella correctamente contestó ´no´", detalla Dick Brown, director de relaciones públicas de Humana.

Las declaraciones de la ex empleada de Humana Linda Peeno son uno de los documentos más estremecedores del filme que Moore narra con ironía y hasta humor, en tono de cuento de hadas infernal.

Galardonado con el Oscar al mejor documental en 2003 con "Bowling for Columbine", en "SiCKO" Moore no habla sólo de los horrores que viven los cincuenta millones de estadounidenses sin seguro médico.

También se refiere a los otros 250 millones que completan la población de EEUU y que pagan un servicio que no reciben.

"Y si muestro fragmentos anecdóticos, esas anécdotas están basadas en hechos", reconoció el realizador en una entrevista concedida en la red al periódico The Seattle Times.

De esta forma, Moore presenta al espectador a Adam, a Rick, a Larry y Donna, entre otros muchos de los citados por su nombre, protagonistas en sus propias carnes de los problemas que genera la carencia de un sistema público de salud en Estados Unidos.

También alterna con datos históricos o declaraciones desde el otro lado de la barrera, aunque sin entrevistar a los dirigentes de las principales aseguradoras en EEUU.

Un tratamiento que, como bromeó tristemente el presentador de televisión Jon Stewart en su irónico noticiario The Daily News, "te pone malo al verlo".

Moore se ha encargado personalmente de una incesante campaña de promoción que comenzó en el pasado Festival de Cannes, donde presentó la película, y que ha llevado por todo el país y en todos los programas de entrevistas donde se ha podido abrir hueco.

Una oportunidad que perdió en el conocido programa de entrevistas de la cadena CNN "Larry King Live", donde el orondo cineasta ganador de la Palma de Oro en Cannes con "Fahrenheit 9/11" (2004) fue sustituido el miércoles en el último momento por la más fotogénica Paris Hilton a su salida de la cárcel.

Aun así, Moore presentó su cinta entre las enfermeras de Nueva York o Sacramento, en la Academia de Hollywood o en zonas como Skid Row, donde están los sin techo de Los Ángeles.

"Es bueno verle en la Academia de donde le sacaron en los Oscar por lo que dijo de Irak y mira lo acertado que fue", se congratuló el productor del filme, Harvey Weinstein, recordando los silbidos que recibió el documentalista junto con su estatuilla en 2003.

Moore también ha llevado su mensaje fuera de los cines, donde la cinta se estrena este sábado en cuatrocientas salas, a los políticos.

"Me gustaría que el gobernador Arnold Schwarzenegger diga que quiere para los californianos la misma cobertura sanitaria universal que recibió cuando era joven en Austria", conminó al actor austríaco sobre sus deseos de ofrecer cobertura a los que no tienen seguro.

En medio de toda esta promoción, Moore sigue arrastrando la amenaza de una sanción legal por su visita a Cuba.

El realizador incluye en su filme de 124 minutos el viaje en tres botes que hizo a Cuba con un grupo de voluntarios en las labores de rescate de los atentados del 11-S, en busca de la misma atención sanitaria que reciben gratuitamente los supuestos terroristas detenidos en Guantánamo.

Este viaje le ha valido una investigación del departamento del Tesoro estadounidense ante la posible violación del embargo que existe en su país contra Cuba.

"Está claro que estoy en el punto de mira", reconoció el director al mismo periódico.

"Pero la ley es muy clara con el derecho de los periodistas a ir a Cuba (...) Y nosotros estábamos haciendo un documental. No es una película de ficción, es un trabajo periodístico", añade.

(Texo extraido del Diario de Mallorca del 29 de junio del2007)

Ignatius Reilly dijo...

Hola, he hecho una crítica de la peli en mi blog. No revelo demasiado para no aguar la fiesta a los que quieran verla. Por si interesa:

http://laincubadoradelmal.blogspot.com/2007/08/sicko-2007.html

Pilar dijo...

Ignatius, me he pasado por tu blog para leer la crítica y me parece sumamente interesante e instructiva, así que animo a todos los que lean esto que visiten "La incubadora del mal", tu blog.

Por cierto, este tipo de documentales nos hacen tomar conciencia a todos que somos un poco Ignatius Reilly, ¿no te parece?

Por mi parte, te agradezco muchísimo que te hayas pasado por "El Clan" y dejado tu comentario.